50 años de mayo del 68. 25 de “Papá, cuéntame otra vez”.

Decía Machado que no está el mañana ni el ayer escrito. Y se constata cada aniversario, cada vez que, al echar la mirada atrás, se revisa la historia compartida reinterpretándola a través de cada nueva mirada.

Se cumplen 50 años de aquel glorioso mayo del 68 y de “Papá, cuéntame otra vez” probablemente ya 25. No todo el mundo supo interpretar la ironía y el reproche que impregnaban sus versos. Hubo quién la escuchó como un arrebato de nostalgia y, si bien trataba de reconocer la lucha de muchos que se jugaron el tipo y dieron la vida por sus sueños y que habían sido injustamente olvidados, se trataba más bien de lo contrario: abroncaba a quienes desde una dulce nostalgia condescendiente construían un relato algo edulcorado de un tiempo efervescente que tuvo mucho de épico pero también de renuncia.

Quizá mi generación no fue capaz de articular un relato propio, quizá como hijos de nuestra generación, atrapados en la dinámica hiperindividualista que imponían los tiempos, mirábamos nuestro ombligo sin reparar en que el mundo se derrumbaba, aunque nosotros nos enamorábamos. Se apostaba por la cultura de la evasión, practicábamos el escapismo en lo musical y, liberados de los dogmas de nuestros padres, mirábamos el devenir político como un espectáculo lejano y ajeno. La historia, nos decían, había terminado.

Pasado el tiempo, y desde la convicción de que, sí, ahora sí, hay una nueva generación de gente muy joven que, sintiéndose protagonista del debate político con más preguntas que respuestas, está escribiendo un relato propio, hago repaso de las derrotas y de las cuentas pendientes. Y animo a compañeros de generación a escribir unas palabras en torno a los aniversarios de las luchas de nuestros padres y de la canción que me dio a conocer.

Ana Pastor, Dani Mateo, Ana Pardo de Vera, Antonio Maestre y Daniel Serrano, autor de la letra de la canción, se cuestionan el relato escuchado y plantean nuevos interrogantes. ¿Nos dedicarán nuestros hijos una canción similar? ¿Seremos capaces de detener el retroceso en cuanto a derechos y libertades que nos toca vivir? Invito a todos y a todas a hacer vuestras reflexiones, desde la certeza de que aún, como entonces, tiene que llover, puesto que, como dice la tonada, sigue sucia la plaza. Y es el momento de ocuparla. Es nuestro el tiempo y nuestra la palabra.

Volver
Contratación y Management
Los Paraisos Desiertos
+34 91 365 40 24
contratacion@ismaelserrano.com
www.ismaelserrano.com