Ismael Serrano: «Aunque siempre me he sentido cercano a la lucha de las mujeres, he tenido micro machismos como compositor”

Ismael Serrano: «Aunque siempre me he sentido cercano a la lucha de las mujeres, he tenido micro machismos como compositor”

El cantautor español se encuentra en la Argentina presentando con su gira “Todavía”, y realizó una pausa para hablar de manera íntima con Teleshow.

Para Ismael Serrano, Argentina es como un segundo hogar. Por esa razón, ha elegido a la ciudad de Buenos Aires para cerrar el recorrido por América Latina con tres shows en el Teatro Ópera Orbis los próximos 28, 29 y 30 de noviembre. Serán conciertos íntimos y acústicos donde repasará canciones de toda su carrera.

 

—A diferencia de la anterior gira dónde tenías una gran escenografía y una banda estable, ¿qué se siente realizar ésta sólo con tu guitarra?

—Creo que el hecho de presentarme en solitario con la guitarra al hombro responde a que habíamos realizado una gira muy emocionante y muy bonita con una gran puesta en escena, una gran banda el año anterior y necesitaba un poco volver a la raíz. Después de veintitantos años de carrera, caí en la cuenta que nunca había grabado un disco de guitarra y voz. El disco Todavía me sirvió de excusa para hacer una gira que me permitió repasar gran parte de mi discografía en este formato acústico e ir a otro tipo de escenarios. Es un poco la reivindicación de la esencia. A veces hay como una huida hacia adelante a la hora de realizar los discos que hace que se escondan las canciones detrás de una gran producción, pero al final la esencia de ellas funciona cuando la armonía y la melodía están bien construidas. Frente a toda la parafernalia, he tratado de defender la estética y la ética del tipo que agarra la guitarra y se pone a cantar. Es para mí la forma más honesta y me permitió recuperar algunas canciones que hacía tiempo que no cantaba.

 

—¿Cómo han sido estos últimos shows?

—Están siendo días intensos, estamos en el último tramo de la gira “Todavía” que nos permitió, hace unos meses, recorrer gran parte del interior del país. En esta ocasión nos quedaban los últimos conciertos en Buenos Aires. Es estos días, estuvimos en Rosario y pudimos visitar Chile. Nos despedimos ya de la Argentina con estos tres shows en el Ópera y regresamos a España para los últimos conciertos. De momento estamos con muchas ganas para cerrar. Y ya es el momento de emprender nuevos proyectos.

 

—¿Cuál fue tu experiencia al visitar Chile?

—Creo que hay sido la visita más emocionante que hemos hecho al país. Se nota que hay una efervescencia, una ciudadanía que se siente protagonista del tiempo que le toca vivir, mirándose los unos a los otros ante la oportunidad de un momento que es histórico. El pueblo chileno está pidiendo avanzar en el desarrollo democrático de un país ya que se sentían desamparados, sentían que, después de años de alternancia entre gobiernos de derecha y la Concertación, sus problemas de desigualdad e injusticia social no era atendidos. Todo esto se notaba en el ambiente y en mis conciertos. Yo pretendo que sean un espacio de encuentro que sirvan para sentir que no se está solos. En un momento tan crucial, es muy necesario ese tipo de conexiones o espacios de encuentro. Antes de salir a escena se podía escuchar en la platea gritar: “Chile despierta”. Creo que es un sentir general, son reivindicaciones transversales que traspasan muchas condiciones, clases y tipos de gente. Se cuestiona el modelo en el que viven y exigen a los gobiernos una atención y una reforma constitucional para que se contemplen derechos que se les había negado a la ciudadanía.

 

—Hablando del despertar de la ciudadanía en Latinoamérica, ¿qué te pasa como español al ver la cantidad de ciudadanos, muchos de ellos jóvenes, que se levantan para exigir verdad y justicia por los crímenes del franquismo?

—Es verdad que a partir del 15M en España la gente, sobre todo los jóvenes, empezó a participar del debate político como nunca lo había hecho antes. Hay un sentir general con respecto a lo que fue el franquismo; quizás lo más repudiable es que al día de hoy sigue habiendo víctimas enterradas en fosas comunes, en las cunetas de las carreteras o bajo las tapias de algunos cementerios. La gente sigue buscando a sus familiares desaparecidos. Nietos que siguen tratando de que se haga justicia y poder darle una sepultura digna a sus muertos. También hay otros factores que tienen que ver con que muchos represores y torturadores del franquismo no solo no han sido sometidos a los procesos judiciales pertinentes sino que han sido premiados y gozan de ciertos privilegios, como el caso de Billy El Niño, que es un torturador que se le concedieron unas cuantas de medallas, algunas pensiones y algún trato de preferencia por parte de las fuerzas de seguridad del estado. Ese cuestionamiento está sobre la mesa, es algo que tarde o temprano el futuro gobierno de España va a tener que abordar de una forma u otra.

Ismael Serrano se presentará el 28, 29 y 30 de Noviembre en el Teatro Ópera Orbis

Ismael Serrano se presentará el 28, 29 y 30 de Noviembre en el Teatro Ópera Orbis

Viéndote en perspectiva, ¿reconocés a ese joven que arrancó a mediados de los 90?

—Hay muchas cosas de las que me arrepiento. Desconfió de las personas que dicen que no lo hacen. He hecho muchas gilipolleces en mi vida y he perdido mucho tiempo en muchas cosas que quizás no valían la pena. Cuando arranqué, a los 20 años, era muy solemne y rotundo. Creía que sabía todas las respuestas. Era algo arrogante y me ponía circunspecto. Creo que la paternidad me renovó a la hora de pensar que es importante. Te das cuenta que le dabas importancia a cosas que no las tiene. Si yo me encontrara con ese chaval de 20 le diría que crea en sí mismo y desconfíe de los consejos paternalistas de quien te encuentres por el camino. Ha sido un aprendizaje todo aquello que me trajo hasta aquí. No está mal que a esa edad permanezcas firme en tus convicciones de manera férrea. Es verdad que cuando uno empieza en esta industria hay muchos cantos de sirena de personas que te quieren imponer qué tenés que hacer, y creo que lo más importante es creer en uno mismo. El único consejo que me atrevo a dar a quienes quieran recorrer el camino del músico es que crean en ellos, en lo que hacen, que sean permeables, que sepan escuchar a los que se acercan bien intencionados a dar un consejo, pero principalmente que crean en los dictados de su alma ya que la música es algo muy íntimo que solo uno puede defender.

 

¿Qué cambios te trajo la paternidad?

—Me llenó de ilusiones y exacerbó los miedos en muchos aspectos. Me reafirma la convicción de que este mundo hay que cambiarlo porque es el que van a heredar. Te das cuenta que la prioridad no es siempre uno. Antes pensaba que la música era algo maravilloso y no hay nada como viajar y estar en permanente gira. Ahora, lo que más quiero es estar con mi hija, entonces trato de compaginar mi trabajo con el hecho de estar en casa. Todo adquiere otra dimensión. Para mí, no ha habido nada más inspirador.

 

¿Cómo te llevás con tus otros proyectos que te sacan de la música? Aquellos como el libro que escribiste este año, las películas en las que actuaste o la obra infantil que produjiste.

—Me divierten. Fundamentalmente me embarco por esa razón en estos proyectos. La música me apasiona pero lo que más me gusta es contar historia, en versos a través de las canciones, en prosa en los libros o sobre el escenario. Me doy cuenta de que mi cabeza pasa mucho tiempo creando historias y relatos. La música ha sido una excusa para contarlas. No sé hacer otra cosa. Actuar también me divierte mucho ya que me permite sentirme como un niño pequeño. Es como si te invitaran a una fiesta que siempre has visto por fuera y que te parece maravillosa, llena de luces, y de repente te abren la puerta y te cuelas. El cine es algo mágico, es un juego permanente.

 

—En los últimos años, se ha cuestionado el rol que ocupaba la mujer o cómo fue reflejada por la música. ¿Te pasó de repensar algunas de tus canciones?

—De manera natural te das cuenta de que hay ciertas miradas hacia el amor, miradas que tienen que ver con el paternalismo y con el machismo de las que uno probablemente haya sido rehén y haya participado de ellas. No está mal revisarse. Probablemente en mis canciones haya frases que pueden dar lugar a una lectura con la que no me siento cómodo. Eso siempre está, y no está mal asumir con naturalidad el lugar de dónde uno viene y esa deconstrucción que propone el feminismo hacía los hombres. No hace falta llevarse las manos a las cabezas y pensarlo como autocensura. Es algo natural que te incomode cantar ciertas cosas o decir otras. Aún cuando siempre me he sentido cercano y solidario a la lucha de las mujeres, eso no quita que uno haya tenido micro machismos en su vida cotidiana y de compositor, y revisarlo me parece saludable. Creo que hay que despojarlo de dramatismo. A veces hay una mirada acerca de que ahora no se va a poder decir nada. Sí se puede, se puede decir lo que se quiera pero siendo consciente. Cuando uno piensa en el futuro de nuestros hijos e hijas me tranquiliza ver la lucha de las mujeres en un mundo adverso, convulso, polarizado, en donde los pensamientos totalitarios parecen emergen cuando los creíamos enterrados. Veo a las chicas jóvenes ocupar las calles cada 8 de marzo y me parece que ellas marcan el camino. Son la primera línea de resistencia ante esos movimientos totalitarios e intolerantes. Uno no puede más que acompañar y celebrar el hecho de que tantas mujeres al día de hoy están señalando el machismo que aparece de manera transversal en todos los ámbitos de la vida, y también en la música.

Puedes ver leer y ver la entrevista en www.infobae.com

 

Contratación y Management
Los Paraisos Desiertos
+34 91 365 40 24
contratacion@ismaelserrano.com
www.ismaelserrano.com